Una segunda oportunidad que acabó en éxito

Emprender sigue siendo la principal opción para muchos jóvenes en España. El «trabajo para toda la vida» escasea cada vez más, ha perdido el terreno que ha ido ganando la iniciativa empresarial, pese a los muchos riesgo que implica. Dolores Remacha es de esos muchos emprendedores arriesgados que convirtió la crisis económica en una oportunidad y con mucho esfuerzo logró salir adelante con éxito.

Esta tudelana trabajaba en el sector del turismo cuando en el año 2011 llegaron los recortes de empleo y fue despedida de su empresa. Optó entonces por cambiar de aires, se marchó a Pekín para aprender chino y fue allí cuando decidió convertir su hobby en una profesión. Y puso en marcha una página web, en la que vendía sus propios diseños de diferentes complementos. Fue un éxito en ventas. Al principio comenzó a diseñar en un pequeño taller en casa, el germen de lo que hoy es Mare Complementos, una tienda de casi 200 metros en el centro de Tudela. «No fue fácil porque yo solo quería una tienda on line, pero los clientes querían probarse, entonces decidí abrir un pequeño showroom» y allí comenzó a diseñar tocados personalizados y adaptados a las necesidades de cada persona. «Cuando venían al showroom y se los probaban muchos me pedían consejo para comprar zapatos, pendientes o fulares que fueran a juego con el tocado. Este fue el motivo por el que empecé a vender otro tipo de productos», relata. Ceremonias y eventos son su plato fuerte. Y esta especialización es lo que le ha llevado a ganarse una reputación en el sector. «En España no hay muchas marcas que hagan diseños tan personalizados como los hacemos en Mare Complementos y a nadie le gusta encontrarse en una boda con una persona que lleva el mismo tocado», señala Dolores Remacha que ha conseguido que su marca sea reconocida por combinaciones originales.

Aunque reconoce que internet ha facilitado mucho las cosas, Dolores prefiere visitar a cada proveedor, lo que le permite vender productos de muchas partes del mundo. Compra en las ferias europeas más punteras, como Madrid, París y Milan, en los showroom de moda y en las ferias de Honk Kong y Shanghai, «las pioneras —dice— en mostrar tendencias y novedades». Como la mayoría de los emprendedores explica que no le fue nada fácil sacar su negocio adelante. «Si eres un emprendedor, entonces has escuchado un millón de razones por las que no iniciar tu negocio: es demasiado arriesgado, podrías endeudarte, no dormirás, te quedarás sin vida social, etcétera. Pero a pesar de todas estas incertidumbres, tuve claro que quería dirigir mi rumbo de vida», explica.

Insiste en que su éxito es también gracias también a todo su equipo. «Al final todo va acompañado de un gran equipo que defiende el negocio como si fuera de ellos y, sobre todo, de un apoyo familiar enorme porque las cosas no son siempre fáciles. Hay que viajar mucho y son muchos también los desarreglos de horarios, lo que, a veces, hace difícil la conciliación familiar». Asegura que «en pleno siglo XXI mu- chas veces se sigue pensando que detrás de una mujer de negocios exitosa, hay un gran hombre. Y en este este caso —apunta— hay dos; un padre (Carlos), que siempre está en la reserva si hay que viajar, donde sea y ayudar, y un marido , Javier Elizondo, que compagina su trabajo, sus horarios y su vida personal para ayudar siempre en lo que pueda».

Fuente ABC

Share this post

Comments (0)

No comments at this moment